Archivo de la categoría: Santi y sus aventuras

Pollito aviador

Abril ha venido con una gran sorpresa para nuestro querido Santi: ¡ha tenido una visita desde tierras lejanas!

Avión Santi

Hace mucho que no se muestra Santi por aquí, pero no creais que ha desaparecido, no. Es que por un lado, se hace mayor y ahora le gusta mucho descansar, y, por otro, ¡bastante entretenimiento tiene enseñando la zona a los nuevos guru-amigos que vienen!

Pero el caso es que hace unos días llegó de sorpresa este pariente suyo, que debe de haber venido desde muy lejos, porque vino con su propio avión… Aun no le hemos podido ni preguntar sobre su origen, porque desde que aterrizó Santi está todo el tiempo con él, presentándole a todos. Bueno, e intentando que le preste el avión para dar una vuelta, que este Santi no ha perdido su vena aventurera.Avión Santi3

Ahí les veis, muy contentos y poniéndose al día de sus respectivas historias…

Avión Santi2

Mini-Santis otoñales


Hace mucho que no teníamos Santis nuevos en la familia, así que este fin de semana hemos aprovechado para incluir un par de miembros más al gallinero. Además, como últimamente hay cierto pollo que no hace más que decir “queremos más”, y no sé a qué se refiere, pienso que igual se siente solo y necesita pollitos nuevos revoloteando por aquí.

Estos dos nuevos pollitos son un par de mini-Santis otoñales. Sus colores les ayudan a camuflarse entre las hojas de los árboles en otoño. No es que salgan a dar muchos paseos ellos solos, pero nunca se sabe, un pollo debe ir siempre bien preparado.

Santi ha decidido no separarse mucho de ellos, ya que aun son pequeños y nunca se sabe por dónde van a salir estos renacuajos. No vaya a ser que se metan en algún lío, que se les ve con ganas de marcha…

***

We have two new members in Santi’s family. These are two mini-chicks, who like going out and about having fun. Santi has decided to stay close keeping an eye on them, just in case they get into any trouble…

Un par de viejos amigos

Al empezar este nuevo blog, María comentó que le gustaría seguir sabiendo de nuestro bonsai. Por eso hoy le he sacado una fotito para que veáis que sigue en pie, y rebrotando después de la caída de las hojas del final del verano.

Tengo que deciros que este año, además de pasarlo así así con el calor, que parece que le afecta bastante, tuvo que superar una plaga de parásitos llamados cochinilla algodonosa. Hacia el final del verano empecé a ver que tenía una especie de bolitas de algodón en algunas ramas. Me parecía muy raro, pero como no imaginaba qué podía ser, lo dejé pasar. Pero poco a poco vi que el número de algodoncillos iba aumentando, así que empecé a investigar por la red y descubrí que podía ser ese parásito. Busqué con más detenimiento por el arbolito y efectivamente vi cochinillas de esas por todas partes. Siguiendo los consejos de los foros, con un bastoncillo impregnado en alcohol fui eliminando todas las cochinillas que vi, y desde entonces parece que está mejor. De momento no veo más, pero sigo inspeccionando por si reaparecen, ya que por lo visto son unos bichos difíciles de eliminar.

¿Quizás el extraño habitante que he encontrado entre las ramas al fotografiar el bonsai esté colaborando a mantener a raya a los parásitos? 😀

Como veis, Santi ha querido salir en la foto, ya que hace mucho que no os saludaba y creo que se siente un poco desplazado por las nuevas incorporaciones…

***

Today I’ve taken a picture of our bonsai, which has been for a year and a half with us and is still doing quite well.

Our friend Santi has decided to be in the photo too, as it has been some time without being around here.

Looking closely at the picture, I can see there’s some strange creature up on the tree…